Cuento: Música de Cambio

Portada

Buenas tardes! Hoy me gustaría compartir con ustedes un cuento que escribí hace poco para participar en un concurso, se titula “Música de Cambio”, habla de algunos problemas sociales que sufrimos actualmente y la verdad estoy contenta con el resultado, espero que les guste.

Música de Cambio

Pareciera que voy causando destrozos a mi paso, pero en realidad no es así, no es mi culpa. A medida que envejezco el mundo empeora, pocas personas se dan cuenta de esto, creen que están bien, pero lo cierto es que lo hacen porque no saben que pueden estar mejor, como la humanidad estaba antes.

Sin embargo, hace días estoy observando a una mujer, anciana ya, al parecer es la única que recuerda los hermosos tiempos de su juventud y está preocupada por los acontecimientos que todos llaman “avances”, sobre todo en los avances tecnológicos que cada vez crecen más.

Ella estaba caminando, la poca gente a su alrededor que aún optaba por viajar caminando iba enceguecida con sus aparatos electrónicos. Llevaba tiempo observando esto y decidió que era el momento de actuar. La gente hablaba cada vez menos, nadie apreciaba el canto de los escasos pájaros que se posaban en los dos o tres árboles que los grandes empresarios habían decidido conservar. Quiso probar algo, saludar a una muchacha que venía caminando con todos sus sentidos puestos en su tablet.

-Buen día-dijo. Esta no se inmutó ni siquiera cuando le puso la mano en el hombro.

El mundo estaba en problemas, eso era visible, pero ¿cómo ayudarlo?.

Cada día intentaba saludar a las personas que caminaban a su lado, que cada vez eran menos, pero ni una sola le respondió, parecían no sentir lo que pasaba a su alrededor. Así pasaron casi dos meses, debía actuar pronto, porque, efectivamente, los problemas llegaban cada vez más rápido.

Desde pequeña siempre había soñado con cambiar el mundo, o al menos cambiar su mundo, creía profundamente en que si cambiaban algunos pocos, el resto vería los resultados.

Tras un par de días pensando qué hacer, se percató de que la música siempre había ayudado al hombre a inspirarse, a emocionarse, justamente, a sacar su parte más humana; decidió sacar su viejo violín de su repleta colección de instrumentos. Estaba lleno de polvo, fue triste darse cuenta de que ella también había caído de alguna forma en todo esto, ya no disfrutaba de la música, de la familia, de los amigos, de la felicidad.

Los primeros días la gente no percibía el dulce sonido del violín. Los niños fueron los primeros en hacerlo, se veían confusos y perturbados, pero en el fondo, lo disfrutaban, por fin escuchaban algo que no fueran autos, aviones o el tecleo de las computadoras.

-Señora, ¿qué es eso?- preguntó un día un niño a la mujer. El instrumento era para él, y para muchos más, algo completamente desconocido.

-Se llama violín, al mover el arco, produce música, mi nombre es Mary, ¿y el tuyo?- al parecer la tecnología no ha reducido la ignorancia.

-Me llamo Martín, no sabía que eso existía y me gusta mucho ¿podría enseñarme a tocar?

-Claro, pero antes debes preguntarle a tus padres.

-Eso no será necesario, mis padres pasan todo el día trabajando, yo siempre estoy solo en casa, de hecho, hace semanas que se quedan a dormir en el trabajo, tienen mucho que hacer con los robots nuevos que acaban de salir al mercado. A veces me siento un poco solo, pero supongo que tengo que ser comprensivo con ellos.

-De acuerdo, puedes venir a mi casa, tengo muchos allí, te enseñaré siempre que pueda.

Poco a poco se hizo muy amiga del niño, y logró cautivar a muchos más con su música, todos los viernes, salían 8 locos, así los veía la gente, pero ellos estaban felices porque al menos, los veían.

Eran ella, 5 niños y dos chicas jóvenes que estaban de acuerdo con su pensamiento, pero que habían temido expresarse. Recuerdo que el fingir ser igual que todos al tener una opinión diferente se usaba también en mis tiempos de juventud, hay cosas que jamás se pierden, pero, por suerte, estas personas han sido valientes. En algunos años más el mundo entero se lo agradecerá, de eso estoy seguro.

El efecto que estaban teniendo sobre todos era impresionante, el grupo liderado por una anciana crecía considerablemente cada día, la gente ya no usaba auriculares para poder escuchar la maravillosa orquesta que se había formado, eran pocos los que caminaban solos, generalmente se juntaban para comentar lo hermoso del sonido, la costumbre de salir de casa con todos los aparatos electrónicos se había acabado. Estos músicos revolucionarios salieron en la televisión, que, por cierto, están mucho más avanzadas, en solo un siglo habían avanzado de forma impresionante, pero más impresionante era el avance de este grupo en solo 5 meses.

Movedores de masas, reunieron a la mayoría de los habitantes de la gran ciudad en un amplio predio para explicarles su objetivo.

-Hace unos meses me di cuenta de que esto no iba bien, nadie prestaba atención al otro, las conversaciones eran pocas, cortas y sin importancia, los actos de amabilidad se habían reducido a 0, nadie parecía conocer la felicidad ni las sonrisas, tampoco los amigos, o el amor, la música, la naturaleza, los pequeños placeres y detalles que hace tiempo hacían de este un mundo mejor, la vida monótona, la tecnología, el miedo a expresarse nos habían convertido en una sociedad de robots, sin emociones, sin pensamientos, todos caminaban sin rumbo. Por suerte me decidí a empezar esto, y felizmente digo que ha dado resultados. Ahora, amigos míos, juremos por las generaciones siguientes, y por todos los años que restan al mundo, que nunca se perderá la costumbre de ser feliz, de apreciar las pequeñas cosas, de compartir buenos momentos con nuestros seres queridos, de cuidar la naturaleza, de sonreír y hacer sonreír, y sobre todo, que jamás volveremos a tener miedo de hablar sobre lo que nos preocupa, sea lo que sea, porque de eso se trata todo.

La ciudad entera se fundió en un abrazo a modo de aplausos, todos sabían que la mujer tenía razón.

Esta es la historia de cómo el mundo se tiñó Sin título-1 copiade color otra vez, resurgió la esperanza, la convivencia y la alegría.

Vale la pena aclarar que la protagonista de esta historia, no es otra que la que he elegido para que escriba este relato.

Por cierto, olvidé presentarme, algunos me llaman Futuro, otros Porvenir; puedes llamarme como desees, pero siempre seré un amigo.

Anuncios

5 comentarios en “Cuento: Música de Cambio

  1. HOLAAAAAAA!
    Me gusto muchisisimo, escribes muy bien.
    Que mal que no obtuviste nada en el concurso, si hubiese visto antes tu blog te hubiese ayudado n.n aunque bueno, lo más importante es que escribiste una historia, participaste y ya tienes una historia muy tuya 😀
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  2. Una historia muy bonita!! Me parece maravilloso el talento que tienen algunas personas para escribir, yo soy una lectora incansable pero creo que nunca podría llegar a escribir un relato y menos presentarlo a algún concurso. Felicidades por ello y aunque no ganaras nada del concurso donde lo presentaste tu mayor logro es el relato escrito y que siempre perdurará!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s